Compartir
Una década después, el parte de guerra arroja más de 174 mil muertos,  30 mil desaparecidos, al menos 50 mil huérfanos, un número no claro de lisiados y un al erario que supera los 1.8 de .
 
Iniciada el 11 de diciembre de 2006, con el Operativo Conjunto Michoacán, la ‘‘guerra’’ pretendía recuperar territorios en del crimen organizado, devolverle la paz a los mexicanos, desmantelar las bandas del narcotráfico y evitar que aumentara el consumo de drogas.
Asimismo, entre el 1 de enero de 2006 y el 30 de noviembre de este año, más de mil 200 elementos de las Fuerzas Federales murieron en el combate contra el crimen organizado.
Las bajas de integrantes de la Policía Federal, las secretarías de la Defensa y Marina, así como de la PGR ocurrieron principalmente en Tamaulipas, Michoacán, , Chihuahua, Nuevo León y Veracruz.
Aunque el gobierno federal no cuenta con un de las muertes, un reporte público disponible en la página de la Comisión Nacional de (CNS), indica que 552 elementos de la Policía Federal perdieron la en combate.
Además, a través de reportes de Transparencia, la Sedena contabiliza 481muertos y Marina 74, mientras que la PGR sólo cuenta con datos del período 2006 a 2012, los cuales indican 105 muertes.
Emboscados, calcinados, ejecutados, descuartizados, enterrados en fosas clandestinas o estrangulados, los elementos de la PGR, PF, Semar y Sedena fueron exhibidos en algunos casos por el crimen organizado.
Además, el Sistema Institucional de Información y Estadística (SIIE) de la PGR reportó en 2012 que entre diciembre de 2006 y noviembre de 2011, fueron asesinados mil 381 elementos de las policías municipales, 401 estatales y 601 elementos de las procuradurías locales.
POR SEXENIOS
En la última década la violencia se ha recrudecido, los índices delictivos no han bajado, ha aumentado el consumo de drogas –sobre entre los más jóvenes– y, aunque se ha detenido a más de 30 capos, los cárteles siguen operando y disputándose las del narcotráfico.

De acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el sexenio de Felipe Calderón ocurrieron 104 mil 794 homicidios dolosos, a los que se suman los 69 mil 854 en los primeros cuatro años de Enrique Peña.

Además, en estos 10 años 29 mil 198 personas han desaparecido, aunque organizaciones civiles elevan la cifra a 50 mil casos.
La contra el crimen , continuada en el sexenio de Peña Nieto, ha implicado mayor gasto en Seguridad Nacional y Orden Público, que pasó de 102 mil millones de pesos en 2007 a 248 mil millones de pesos en 2016.
La ‘‘guerra’’ no pudo contener los índices delictivos, que en 2016 tuvieron un repunte, según el Inegi, ni evitó ‘‘que la droga llegue a tus hijos’’, como se proclamaba en el calderonismo.
La Encuesta Nacional de Consumo de Drogas en Estudiantes 2014 reveló que 1.7 millones de alumnos de secundaria y 152 mil de quinto y sexto de primaria probaron alguna droga ilegal en ese año.