Compartir

Revelan cómo es en realidad el carácter de Melania Trump

La esposa del presidente Donald Trump tiene una gran confidente en Nueva York.

Aunque Melania Trump ha mantenido un bajo perfil en sus primeros días como Primera Dama, The New York Post acaba de publicar que la esposa del Presidente de Estados Unidos, tiene una una gran confidente en Nueva York: su hermana Inés Knauss.

Hace casi un año, ABC News ya había mencionado, aunque muy brevemente, el nombre de Inés en un reportaje que hizo desde Eslovenia, sobre la vida de la la Primera Dama de Estados Unidos.

En esa ocasión, el noticiero informó que su familia se había mudado a la capital de ese país, Ljubljana, cuando “ella y su hermana Inés estaban en la edad de la escuela secundaria”.

Poco después la revista GQ publicó un artículo sobre la vida de Melania Knauss, el nombre de soltera de la esposa de Donald Trump, en el que reveló que tanto a ella como a su hermana Inés les gustaba la costura y el diseño, y que ambas eran “igualmente” tranquilas y reservadas.

Ahora en este nuevo artículo The New York Post va más allá y revela que Inés es la hermana mayor de Melania, que tiene 48 años y que vive en un dormitorio de una habitación en Park Avenue, valorado en unos $2 millones. También, asegura el tabloide, en algún momento trató de abrirse camino como diseñadora de modas.

Los periodistas que cubren la Casa Blanca ya han mostrado su sorpresa por la cantidad de revelaciones que reciben cada día por parte del personal.

El mandatario y sus hijos, Eric, Ivanka y Donald Trump Jr., y hasta su yerno, Jared Kushner, han acaparado titulares. La única gran ausente en todos estos revuelos ha sido Melania Trump.

La revista People señalado que la primera dama parece de una ligera depresión debido a la nueva vida que lleva siendo la Primera Dama.

“Esta nueva vida no era su sueño. Era el de Donald.”, dijo el estilista francés Phillip Bloch.

Según la publicación, el personal de la Casa Blanca le tuvo que rogar a Melania que hiciera acto de presencia en los tradicionales tours dela residencia presidencial que ofrece la primera dama y luego se tomara unas fotos para la prensa. A pesar de las presiones, la esposa del presidente dijo que no.

Tampoco la pudieron convencer para que acompañara a la esposa del primer ministro japonés, Aki Abe, a la tradicional visita del Capitolio que hacen las parejas de los dignatarios que visitan Washington D.C., aseguró US Weekly