Compartir

Más de 100 efectivos de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina (Semar) ingresaron al municipio de Jesús Carranza para patrullar por tierra y aire toda la selva de los Chimalapas, entre los estados de Veracruz y Oaxaca; el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares aseguró que no permitirán que sigan operando con impunidad, la delincuencia organizada.

En los municipios de Jesús Carranza y Uxpanapa, la vigilancia por parte de las fuerzas federales se incrementó hasta el corredor que forman hasta Matías Romero, donde se presume que se refugiaron los presuntos integrantes de una célula delictiva.

En las primeras horas de este martes, personal de la Secretaría Defensa Nacional (SEDENA) arribaron a la cabecera municipal para reforzar la vigilancia y realizar patrullajes en todos la zona rural entre la frontera de los dos estados.

Con camionetas artilladas, al menos 100 elementos de la Sedena están recorriendo toda la zona del Valle de Uxpanapa en busca de al menos 20 personas más que conformaban el grupo delincuencial que los enfrentó el pasado sábado.

Las autoridades municipales dispusieron de comida y de un lugar para que los militares pernoctaran mientras realizan las tareas de búsqueda en los alrededores de Suchilapan, donde se presumen que están atrincherados los presuntos delincuentes.

Por la tarde, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, anunció que la Secretaria de Marina se integraba a la búsqueda, con unidades aéreas que disponen desde Coatzacoalcos, para apoyar desde el aire las revisiones, ya que es un área selvática muy complicada, llegada de cañadas donde pueden estar escondidos.

De acuerdo a los primeros informes, el grupo armado ha avanzado hacia la zona del Uxpanapa, en una región donde se pueden mover tanto a Chiapas como a Oaxaca; el personal de la Sedena que esta destacamentos en el Istmo han sido los primeros en realizar la búsqueda, apoyados por elementos de Minatitlan.

En la comunidad de Suchilapan, donde se registró el último enfrentamiento, la población volvió a realizar sus actividades diarias, ya que están resguardados por elementos de la Policía estatal y de la Sedena.

El Presidente Municipal, Gilberto Serrano, manifestó que desde el fin de semana se alertó mediante voceo, los riesgos que enfrentaban la comunidad pero ahora con la presencia de las fuerzas federales la población se siente más tranquila.

Refirió que al menos dos días, la población estuvo resguarda en sus hogares y los negocios no tuvieron ninguna actividad, aun cuando los enfrentamientos no se realizaron es el área habitada.

El gobernador Miguel Yunes Linares manifestó que en Veracruz “ no hay espacio para la delincuencia” y no se permitirán que se desplacen y operan de manera impune, como lo permitía las anteriores administraciones.

Señalo que Veracruz vive un momento muy complejo en materia de seguridad, ya que las administraciones de Javier Duarte y Fidel Herrera, les permitían operar a los grupos delincuenciales, a cambio de pagos de muchos millones de dólares.

“Vamos a actuar con toda firmeza no habrá de ninguna manera complacencia a los delincuentes, vamos a salir y señalar pero con precisión, no les vamos a mentir a los ciudadanos que se roban Frutsis y pingüinos”.

Yunes Linares reconoció que los enfrentamientos que se están presentando en Jesús Carranza se están dando con delincuentes que portan armas de mucho poder y grueso calibre; hasta el momento se han identificado a 4 personas, dos de ellas detenidas y presuntos jefes de la célula.