Compartir

México no grabó llamada Peña-Trump: vocero de Presidencia

El vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, dijo que no existe ninguna transcripción de la conversación entre los mandatarios; afirmó que el gobierno no graba las llamadas.

Ciudad de México

La llamada entre los presidentes Enrique Peña Nieto y Donald Trump no fue grabada por el gobierno mexicano y por lo tanto no existe ninguna transcripción, afirmó Eduardo Sánchez Hernández, coordinador General de Comunicación Social y vocero del Gobierno de la República.

“Si algo le ha dado respetabilidad a México ante el mundo, es que México juega con las reglas, juega limpio, juega derecho. México en sus relaciones exteriores, en sus relaciones con otras naciones hace uso de las mejores prácticas para la convivencia entre las naciones y desde luego que un jefe de Estado, cualquiera que sea que se comunique con el Presidente de México, con el jefe del Estado mexicano, puede estar plenamente seguro de que su comunicación se mantendrá privada para siempre”, dijo en entrevista con Carlos Loret de Mola para el programa ‘Despierta’.

-¿Y se graban la llamadas del Presidente?

-No.

-¿Está grabada esa conversación?

-No.

-¿Existe una transcripción?

-No.

Por tanto no se va a hacer pública…

-Correcto.

El 1 de febrero, la agencia The Associated Press publicó que Trump amenazó con enviar tropas a México para detener a los “bad hombres”, a menos que el Ejército mexicano haga un mayor esfuerzo para detenerlos.

La agencia afirmó que tenía un extracto de una transcripción de la conversación telefónica que sostuvo con el presidente Enrique Peña Nieto, luego de que se canceló la reunión que tenían pactada para el 31 de enero.

En respuesta, la Secretaría de Relaciones Exteriores desmintió las filtraciones de la conversación Peña-Trump.

“Las afirmaciones que usted hace sobre dicha conversación no corresponden a la realidad de la misma”, dijo la cancillería en un comunicado. “El tono fue constructivo y se llegó al acuerdo entre los presidentes de seguir trabajando y de que los equipos se seguirán reuniendo de manera frecuente para construir un acuerdo que sea positivo para México y para Estados Unidos”.

Ayer, una entrevista con la cadena Fox News, Trump dijo que Peña Nieto parece “muy dispuesto” a aceptar su ayuda en la lucha contra los cárteles, porque el gobierno de México “tiene problemas para controlar” ese reto.

“Pareció muy dispuesto a recibir nuestra ayuda, porque tiene un problema y es un verdadero problema para nosotros; los cárteles están operando en nuestro país y envenenando a la juventud de nuestro país”, dijo.

Sobre la oferta de apoyo militar que Trump hizo a Peña Nieto en la llamada telefónica, el vocero presidencial dijo que “la Constitución Mexicana no admite bajo ninguna circunstancia la operación de tropas extranjeras en México”.

– Ante la oferta de tropas, la respuesta del gobierno mexicanos es…

– No, dijo Sánchez.

El vocero de Presidencia dijo que a lo que Peña Nieto dijo sí fue a que “en Estados Unidos se tiene que hacer algo concreto, eficaz, para evitar que armas sigan pasando a México”.

Sánchez Hernández afirmó que Enrique Peña Nieto “es un presidente muy fuerte” y que como nunca se ha visto la unión de legisladores, representantes de los partidos políticos y la sociedad.

“Es un presidente muy fuerte. Lo explico, esto deviene de dos puntos de vista: el primero, el constitucional: la facultades del Presidente de la República están intactas y se pueden ejercer hasta el 30 de noviembre de 2018. Eso es lo que le da fuerza al Presidente de la República desde el punto de vista jurídico; desde el punto de vista político: como nunca habíamos visto un apoyo de legisladores, de partidos políticos, de actores políticos y de la población en general respecto de este tema. Hay hoy unanimidad en torno al tema y en lo que se debe hacer de esto”, dijo.

Pidió no caer en trampas, “no podemos permitir que nadie nos divida, mucho menos para debilitarnos. El peor error es bebernos el veneno de la desconfianza”.

El vocero hizo una analogía y dijo que en estos momento el Presidente “va pilotando un avión y tenemos que tener mucho cuidado porque lleva pasajeros y con las zonas donde está volando. Hay una estrategia, hay un plan, hay claridad de lo que se va a hacer”.

Afirmó que “es falso” que México caya caído en humillación, “la firmeza no está peleada con las buenas maneras, la firmeza se demuestra en la mesa de negociación, estamos en una mesa de negociación muy complicada”.

Indicó que el jefe de Estado está consciente de su responsabilidad y que “no estamos mancos. México tiene con qué defenderse”.