Compartir

Los países latinoamericanos que más sufrirán económicamente con las políticas de Trump

México, que envía a EU el 73% de sus exportaciones, es el país de la región que enfrenta más riesgos. Pero otras naciones latinoamericanas también tienen razones de peso para seguir con atención la cuenta de Twitter en la que el mandatario acostumbra hacer sus anuncios.

El mundo entero está pendiente de entender cómo lo afecta el enorme cambio de dirección en la política económica estadounidense que parece estarse anunciando con la llegada al poder de Donald Trump.

Después de todo, Estados Unidos sigue siendo el principal motor de la economía mundial.

Así que el adagio que asegura que cuando Washington estornuda el resto del mundo agarra un resfriado sigue teniendo mucho de cierto.

En el contexto latinoamericano, sin embargo, algunos países tienen menos mecanismos de cobertura que otros para hacer frente a muchos de los posibles efectos económicos de la era Trump.

Pero, ¿cuáles son los países de la región más vulnerables a lo que puede pasar en Estados Unidos bajo el nuevo gobierno?

El gran problema de México

En materia comercial, por ejemplo, ningún país latinoamericano es tan dependiente de Estados Unidos como México.

No en balde esa nación envía el 73% de sus exportacionesdonde su vecino en el norte.

México tiene mucho qué perder si Trump lleva a cabo sus amenazas proteccionistas.

El monto mucho mas abultado que el de naciones centroamericanas como Guatemala, que le venden a Estados Unidos el 40% de sus productos.

Y muchísimo mas acentuado que naciones del cono sur como Uruguay, para quien EU es apenas destino para el 5% de sus exportaciones.

De hecho, el mercado interno del Mercosur, y una oferta diversificada de clientes, como China, hace que varias naciones del Cono Sur no dependan de manera excesiva de Estados Unidos.

Y en ese sentido, al menos de manera directa, están menos expuestos a las amenazas de Trump de poner aranceles a las importaciones para proteger al empleo local.

La situación de México, en cambio, es particularmente delicada en ese aspecto.

Muchos de sus productos de exportación, como el automotriz, compiten directamente con las fábricas estadounidenses.

Trump quiere que las automotrices produzcan más en EU en lugar de en México.

Y Trump está presionando personalmente, incluso via Twitter, a las grandes empresas multinacionales para que, en vez de exportar desde México, produzcan desde Estados Unidos.

El mandatario amenaza además con dejar de lado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) que desde hace más de dos décadas garantiza el paso libre de aranceles de los productos entre las dos naciones.

Así que México tiene mucho qué perder con Trump. Y no es coincidencia que en el último año la cotización del peso mexicano cayera a medida que el magnate se iba acercando al poder. Con información de Animal Politico.