Compartir
La detención del exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, en Panamá, no responde a un tema político, “su captura fue a causa de una orden de aprehensión otorgada el 31 de mayo pasado, así como la emisión de una ficha roja”, aseguró Israel Lira Salas.

La detención del exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, en Panamá, no responde a un tema político, “su captura fue a causa de una orden de aprehensión otorgada el 31 de mayo pasado, así como la emisión de una ficha roja”, aseguró el titular de la SEIDO, Israel Lira Salas.

El funcionario de la Procuraduría General de la República mencionó que el trabajo de investigación llevó a seguir sus movimientos por Miami, Las Bahamas, Cuba, Barcelona y Panamá, donde fue aprehendido cuando pretendía seguir su huida hacia París, Francia. Borge Angulo es señalado como probable responsable de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

En un mensaje a medios, Lira Salas indicó que la detención del exgobernador de Quintana Roo se logró la noche del domingo en el aeropuerto de Panamá cuando pretendía abordar un vuelo.

De acuerdo con el funcionario, la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, en colaboración con las autoridades panameñas, localizaron al exmandatario estatal en un hotel de esa nación, lo cual fue posible gracias a las investigaciones del gabinete de campo.

Borge llegó a la sede de la Dirección de Investigación Judicial de la Policía, en la capital de Panamá, en un convoy de tres vehículos. El exgobernador fue sacado de la unidad esposado y con chaleco antibalas.

Roberto Borge fue gobernador por el PRI entre el 2011 y el 2016.

En noviembre del año pasado, autoridades de Quintana Roo acusaron a Borge de vender terrenos a sus allegados en los alrededores de centros turísticos como Cancún, Playa del Carmen, Cozumel y Tulum, todos en el Caribe mexicano, a precios que no llegaban ni a 1% del valor de mercado y justo antes de dejar su puesto en septiembre.

En diciembre del 2016, el PRI suspendió sus derechos en el partido hasta que no se resolvieran las investigaciones en su contra, pero no llegó a expulsarlo.

Por su parte, el actual gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín se congratuló de la detención de su antecesor, la cual, dijo, es “un acto de justicia y transparencia” y anunció la aportación de documentos de prueba, así como los resultados de las auditorías a la anterior administración.

El mandatario adelantó que se investigan actualmente a los prestanombres, y a quienes han intentado impedir los avances de la investigación. (Con información de agencias y Jesús Vázquez)