Compartir

Un centenar de personas muere por ataque de gas

Los autores del ataque no han sido identificados pero opositores al gobierno apuntan a Al Asad.

Alrededor de 100 personas murieron y 400 resultaron intoxicadas en la ciudad de Jan Shiejun, una localidad norteña siria, en un supuesto ataque químico, según dijeron activistas sirios de oposición, que describieron el suceso como el peor ataque en los seis años de guerra civil.

De acuerdo con el periódico Le Monde, la Unión de Organizaciones de Ayuda y Atención Médica dio una cifra de 100 muertos, entre ellos, niños.

El centro de medios publicó un video en el que se veía a personal médico intubando a un hombre inconsciente, al que se había desvestido, salvo por la ropa interior, y conectando un respirador a una niña pequeña a la que le salía espuma por la boca.

Ni el gobierno en Damasco ni ninguna agencia internacional hicieron comentarios sobre el suceso en un primer momento.

Se trata de la tercera acusación sobre un ataque químico en Siria en una semana. Las dos anteriores se reportaron en la provincia de Hama, en una zona cercana a Khan Sheikhoun, donde se habría producido el ataque del martes.

La oposición siria acusó al régimen de Al Asad de haber utilizado “obuses con gas químico”. Este “crimen horrible” recuerda al ataque del verano (boreal) del 2013 cerca de Damasco, que la comunidad internacional “dejó impune”.

Unas horas después, un ataque aéreo fue lanzado contra el hospital donde eran tratadas las víctimas.

El jefe negociador de la oposición, Mohamed Sabra, dijo que el ataque “con gas tóxico pone en entredicho” el proceso de paz, que intenta poner fin al conflicto que ha dejado más de 320,000 muertos y millones de desplazados y exiliados.

La Coalición Siria, un grupo de oposición con sede fuera del país, atribuyó a la aviación siria el ataque en Khan Sheikhoun, que se encuentra al sur de la ciudad de Idlib, capital de la provincia.

Reacciones

Donald Trump acusa al presidente sirio del “acto odioso”

La Casa Blanca endureció súbitamente el tono con relación al presidente Bashar al Asad, a quien responsabilizó por ese “acto odioso”.

La condena marca un punto de inflexión en las posiciones adoptadas recientemente por el gobierno de Donald Trump, que parecía aceptar la “realidad política” en Siria.

En una nota oficial, Trump afirmó que “el ataque químico perpetrado en Siria contra personas inocentes, incluyendo mujeres y niños, es reprensible y no puede ser ignorado por el mundo civilizado” y acusó directamente a Al Asad.

Hace pocos días, el secretario de Estado Rex Tillerson había afirmado que la suerte de Al Asad debía ser decidida por “el pueblo sirio”, en una posición que se aproximaba a la defendida por Rusia en el conflicto.

En el Congreso varios legisladores, especialmente del conservador Partido Republicano, llamaron a Trump a aclarar la política de su gobierno hacia Siria.

¿Obama, culpable?

Trump culpó al expresidente Barack Obama por la “debilidad” que —dijo— propició que el gobierno sirio lanzara un reprobable ataque con armas químicas, mientras que el secretario de Estado estadounidense aseguró que Rusia e Irán tienen responsabilidad moral por las muertes derivadas de esa acción.

Francia: intolerable

El presidente francés, Francois Hollande, acusó al presidente sirio de estar detrás la “masacre”.

“Una vez más el régimen sirio niega la evidencia de su responsabilidad en esta masacre”, dijo Hollande en un comunicado difundido por la Presidencia francesa.

Londres

El ataque “tiene todas las características” de un acto del régimen de Bashar al Asad, según Londres. “Aunque no podemos estar seguros de lo ocurrido, esto tiene todas las características de los ataques de un régimen que ha usado repetidamente armas químicas”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, en un comunicado.