Compartir

Adolescente genera electricidad usando calor desperdiciado

Fernando Vidal Silva, un estudiante de 15 años que es becario del Programa Adopte un Talento, desarrolló un dispositivo que origina una reacción química aprovechando la energía térmica.

México

Fernando Vidal Silva, de 15 años, desarrolló un dispositivo sencillo, compacto y ecológico que puede generar energía eléctrica a partir del calor desperdiciado por aparatos electrónicos y diversas fuentes que emiten energía térmica.

El joven de Ciudad de México logró ese objetivo después de responder a varios de sus cuestionamientos: ¿por qué convertimos la energía eléctrica en calor? ¿Y si lo hacemos al revés? “Esta curiosidad empezó cuando tenía 8 o 10 años”, comentó el miembro del Programa Adopte un Talento (Pauta), que es apoyado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Desde entonces, Vidal Silva comenzó a investigar más sobre el tema y encontró que la energía eléctrica que usamos en diferentes partes del mundo es producida mediante el uso de turbinas, pero saber eso no fue suficiente.

Entonces se planteó la posibilidad de hacerlo de una manera sencilla y a través de algún dispositivo compacto, sin tener que emplear en el proceso la energía mecánica como intermediario.

Ayuda de Pauta

El año pasado Vidal Silva ingresó a los talleres extraescolares de Pauta, iniciativa que busca estimular el interés científico en niños y jóvenes de México, con la intención de averiguar más sobre el tema y halló la oportunidad en un área de la física: la termodinámica.

Fernando explicó que consiguió transformar el calor desaprovechado en energía eléctrica al desarrollar un dispositivo que permite realizar una reacción química con la combinación de carbón activado, el mineral pirita, acetona, alcohol y aluminio.

El joven científico precisó que la idea de usar dichos componentes es “recrear” el medio ambiente de las arqueas, unos microorganismos unicelulares que viven en el fondo del mar y sobre altas temperaturas, de entre 70 y 120 grados Celsius.

Según publicaciones científicas, las arqueas incluyen a organismos que habitan cerca de volcanes submarinos, fuentes termales, aguas muy ácidas o demasiadas alcalinas, cuyo hábitat es el más extremo en la Tierra.

El estudiante de primer semestre de preparatoria subrayó que el dispositivo que desarrolló estaba pensado en un principio para ser usado como funda en un teléfono móvil, lo cual le permitiría aprovechar el propio calor emitido por el cuerpo para mantener recargada la batería del dispositivo.

No obstante, aseguró el adolescente, su invento también puede instalarse en alguna pared o muro para controlar la temperatura del lugar y, al mismo tiempo, producir energía electrica con el calor que genera la luz del Sol.

Incluso, acotó el aspirante a investigador, el generador puede ser utilizado para suministrar energía a ciertos dispositivos médicos u otros que son colocados sobre la piel de las personas, aprovechando el calor que éstas emiten.

“Está enfocado de esta manera para que podamos aprovechar la energía que desaprovechamos”, resaltó Vidal Silva, quien recordó que el medio ambiente, las personas al moverse y los automóviles, por ejemplo, desprenden calor que puede ser transformado en electricidad.

El prototipo

El estudiante precisó que, hasta el momento, el prototipo que él desarrolló da oportunidad de generar medio voltio de energía con 30 grados centígrados de temperatura, pero al ser compacto ofrece la ventaja de hacer una serie de estos dispositivos para incrementar la cantidad de electricidad que se genera.

Fernando manifestó su deseo de encauzar su talento en realizar las modificaciones pertinentes en su invento, a fin de que éste impacte de manera positiva en la sociedad, y lo hará antes de viajar a Guatemala para presentar su proyecto de energías renovables.

Esto porque el joven, antes de ingresar a la Universidad Intercontinental, participó en cuatro ferias locales y nacionales de ciencia. En la última concursó en la categoría Ciencias de la Ingeniería en Expociencias Michoacán, donde obtuvo su pase para viajar este año a aquel país de Latinoamérica.

De manera que en los próximos meses continuará su preparación y, de momento, envió un mensaje a todos los jóvenes: “En este país hay mucho talento y no debemos desperdiciarlo. Si cada uno pone su granito de arena puede lograrse algo muy grande”.